Volver a Instalación

Antes de empezar a instalar

Preparar el CD-ROM de instalación

La manera más fácil de instalar Debian es a partir de un CD-ROM. En Internet se puede descargar una imagen del CD de instalación (archivo con la extensión .iso) y grabar un CD con esa imagen. En los mirrors de Debian hay varias imágenes de instalación para CD y DVD, desde un ‘mini’ CD de 32 Mb hasta un conjunto de DVD con varios Gb, y prácticamente todo el software disponible de los repositorios de Debian.

Como el objetivo es instalar un servidor, la mejor opción es hacer una instalación mínima, y después instalar desde internet los paquetes de software que sean necesarios. Así, basta con descargar una imagen netinst (de 180 a 190 Mb), disponible en los servidores de Debian.org: https://www.debian.org/releases/jessie/debian-installer/

Descargar el archivo ISO de instalación

El archivo de instalación está disponible en estas direcciones:

Crear un CD-ROM de instalación

Para esto hay que utilizar un programa para grabar CD que permita grabar imágenes ISO. En algunos casos, basta con arrastrar el archivo .iso hasta una ventana o icono del programa para realizar este paso.

Configurar la secuencia de arranque del equipo para que se inicie desde el CD-ROM

Esta opción se puede configurar en la BIOS del computador. Para hacer este cambio, hay que elegir o marcar, según sea la BIOS, el CD-ROM como el primer dispositivo de arranque.

En algunos equipos más recientes se puede elegir en un menú el dispositivo de arranque sin tener que acceder a la BIOS. La Guía de Instalación de Debian GNU/Linux puede ayudarle a completar este paso.

Como a veces hay que cambiar la configuración de la BIOS, y cada BIOS es distinta, es muy importante consultar la documentación y la Guía de Instalación de Debian GNU/Linux.

¡Atención a la posible pérdida de datos!

Durante la instalación del sistema Debian se formatea el disco duro de su ordenador. Por tanto, se destruirán todos los datos que tenga guardados en el disco. Es muy importante que compruebe que el disco no contiene datos que quiere conservar. En caso de duda, lo mejor es hacer una copia de seguridad de toda su información.

¿root o usuario normal?

Como norma general, nunca se debe trabajar en un sistema Linux como root (o súperusuario). Tenga siempre en cuenta que, como root, el usuario tiene el control completo y absoluto sobre el sistema, y por eso, un pequeño error tipográfico o de otro tipo, al copiar o teclear un comando, puede ser catastrófico para el funcionamiento del sistema.

Sin embargo, para instalar paquetes de software o para configurar un sistema, es necesario tener privilegios de root, porque un usuario normal no puede, en general, editar archivos de configuración, iniciar servicios y otras acciones.

El comando su permite cambiar, de la identidad de una cuenta de usuario normal, a la identidad de la cuenta de usuario root. Si un usuario normal conoce la contraseña de la cuenta root, puede cambiar a esta identidad mediante la siguiente línea de comando:

Ejemplo:

fribeiro@server:~$ su - root
Password:
root@server:~#

A partir de este momento, y a todos los efectos para bien o para mal, el usuario root está activo.

Para terminar la sesión como root se utiliza el comando exit:

root@server:~# exit
logout
fribeiro@server:~$

Referencias